Ciudad de México se hunde: ¿qué depara el futuro a esta urbe de 8,8 millones de habitantes? (1)

Ciudad de México se hunde: ¿qué depara el futuro a esta urbe de 8,8 millones de habitantes? (1)

My list

Autor | M. Martínez Euklidiadas

La Ciudad de México se hunde en el terreno que ocupa y una vez fue una laguna. No es ninguna novedad, México lleva años viajando ‘hacia abajo’ a un ritmo de medio metro anual (unas 20 pulgadas), y tiene el récord de ciudad que más rápido se hunde del planeta. ¿Qué es lo que causa el hundimiento de México? ¿Tiene solución?

¿Qué causa el hundimiento de la ciudad de México?

De acuerdo a la evidencia científica, el principal motivo por el que Ciudad de México se hunde es la subsidencia, un fenómeno físico derivado de la extracción de líquido del subsuelo, en este caso agua. La ciudad de México está vaciando el subsuelo, desplazando el agua de abajo a arriba. Cuando esto pasa, materiales como la arena, la grava o la tierra ocupan el hueco que antes ocupaba el agua. La ciudad se hunde el mismo volumen de agua que extrae, como si de un problema de matemáticas de instituto se tratase.

Es importante no confundir la subsidencia con la subducción, proceso mediante el cual la corteza del planeta se introduce lentamente bajo una placa tectónica, que es la causa de los frecuentes terremotos en México.

Ciudad de México, una ciudad con muy malos cimientos

La subsidencia no es un fenómeno mexicano. De hecho, Yakarta, Venecia, Bangkok o Houston se hunden por el mismo motivo. Pero México tiene un reto añadido: sus cimientos son los peores posibles y la subsidencia ocurre a gran velocidad.

La Ciudad de México tiene su fundación en la civilización azteca, cuando la capital del imperio mexica (latinizada como Tenochtitlan), fue construida en mitad de Texcoco, un sistema de lagos rodeados de montañas. Los mexicas fueron los primeros en alterar el entorno, construyendo islas artificiales sobre las que construir en un fenómeno conocido como tierras ‘ganadas’ al agua.

Mexico City 2Texcoco, durante la llegada de los españoles.

Cuando los españoles invadieron el continente, aceleraron el proceso de construcción de estas islas artificiales, que se inundaban con frecuencia. Durante el XVII idearon sistemas de drenaje que vaciaron aún más los lagos, un proceso que siguió su avance durante la época del México independiente y la actualidad.

A mediados del siglo pasado aún había regiones cubiertas por el agua, aunque cualquier vista satelital actual mostrará la tragedia de la región: el sistema de lagos ha sido pavimentado prácticamente en su totalidad. La humedad quedó atrapada en las profundidades, pero cinco siglos de bombeo de los acuíferos están poniendo en peligro la capital.

¿Hasta dónde se ha hundido Ciudad de México?

Los primeros registros del hundimiento de la ciudad datan de 1800, aunque probablemente la ciudad lleve bastante más tiempo con esta crisis de larga duración. El hecho de que lleven siglos así podría dar la impresión de que no es necesario actuar de ninguna forma, un grave error.

Con una tasa constante de 50 cm anuales al menos desde 1950 (año desde que tenemos medidas muy fiables), Ciudad de México se ha hundido más de 36 metros en los últimos 73 años. Se desconoce cuánto se ha hundido desde las primeras edificaciones, pero probablemente supere los 100 metros.

¿Puede detenerse el hundimiento de Ciudad de México?

Si Ciudad de México quisiera frenar el hundimiento de la ciudad, o quizá reducir su aceleración (en la actualidad se está acelerando) tendría que tomar medidas tales como:

Evitar el crecimiento urbano y, si fuera posible, facilitar a la población la salida de la ciudad. El agua demandada es una función directa de la población. No existe solución si esta no se reduce.

Dejar de extraer agua del subsuelo de forma inmediata. Cada litro extraído de los acuíferos pone en riesgo la ciudad. Además, cuando se acabe el agua o extraerla sea demasiado caro, México podría entrar en shock hídrico.

● En la medida de lo posible, facilitar la penetración del agua de lluvia en el subsuelo mediante infraestructura verde como la zanja biológica o el jardín de lluvia. Esto no va a reponer siglos de agua extraída, pero cada año se podrían reponer un par de días de extracción, si hay suerte.

Imponer fuertes restricciones a la construcción de infraestructura pesada, fomentando el uso de materiales ligeros.

Ninguna de estas opciones es sencilla, y todas hacen falta para decelerar el hundimiento de la ciudad. No se considera ningún escenario en el que sea posible detener o revertir el proceso.

Mexico City 3

El futuro subterráneo de la Ciudad de México

Las estructuras de los edificios se deforman y sus fachadas se agrietan, aparecen socavones en las calles, las cañerías revientan, los sistemas ferroviarios necesitan ajustes constantes y el bombeo de agua que termina en los túneles. Es el presente de México, y todo apunta a que será su futuro.

El coste anual es millonario, y eso que aún no se han visto los problemas a largo plazo derivados de la contaminación de la escorrentía superficial filtrándose hacia los acuíferos. Esto no va a solucionarse sin acciones específicas, pero especialmente no va a solucionarse si se sigue perforando más y más abajo.

Tal y como informa el New York Times, la crisis climática no ayuda a la situación mexicana. El efecto isla de calor en la ciudad es cada vez más evidente al faltar áreas verdes y al extenderse la conurbación a lo largo de kilómetros. Cuanto más calor hace, más agua necesita la ciudad. Cuanta más agua extrae, más se hunde. Además, la crisis climática deja lluvias más y más torrenciales que abrasan la superficie. Es un círculo vicioso.

Según los expertos, la ciudad tardará aún 150 años en compactar por completo el subsuelo, tiempo en que la ciudad caerá 30 metros más, con el reto que supone cada centímetro añadido. La ubicación de México respecto a las montañas de alrededor, sumado a este hundimiento y un suelo cada vez más compacto e incapaz de absorber agua de lluvia hará las inundaciones cada vez más frecuentes.

Cabe cerrar con una curiosidad: si el valle se abandonase y se vaciase completamente de gente por el motivo que fuese, en muy pocas décadas los lagos de Texcoco harían su aparición, cubriendo buena parte de las construcciones humanas.

Imágenes | Anton Lukin, Yavidaxiu, Anton Lukin

Related content

Recommended profiles for you

文邓
文浩 邓
amanzaon
AG
Aanyaa Garatikar
NES International School Mumbai
NN
Neo Natt
aitortilla books
XB
Xiao Bian
Renmin University of China & University of Groningen
DC
Diego Castañeda
BUAP
MT
Minoz Torres
arquitecto
ML
muyang liu
uw
Karolína Čuntalová
VUT
JR
Jack willaims Revanfollower
telsa
AA
Abdulaziz Almogren
SILZ
MB
max burks
university
Andy  Altmeyer
Andy Altmeyer
Portazon GmbH
JL
JH L
SDJZ
XW
xia wu
11111
AJ
Aleksandra Jadach-Sepiolo
Institute of Urban and Regional Development
AK
Aleksandra Kostrzewa
Think Lodz
KP
kit perera
nothing
AF
Abner Feliz Feliz
-
彭彭
彭双双 彭
自由职业
ET
Esther Tu
Le Quy Don Highschool